Esto es lo que propone un estudio que fue publicado por la revista The Lancet, que afirma que la fuerza con la que podemos agarrar las cosas, puede representar un indicador de cuáles son las probabilidades que puede tener una personas de fallecer o de padecer de algunas de las enfermedades que puede afectar el corazón de una manera grave.

Nuestras manos como reflejo del estado de salud

Según los comentarios de los investigadores, quienes eran dirigidos por Darryl P. Leong, quien pertenece a la McMaster University de Hamilton y que está ubicada en Canadá, decían lo siguiente: esta es una medida sencilla y barata y sirve para identificar mejor a los individuos de mayor riesgo cardiovascular, pudiendo ser una herramienta muy útil para pronosticar el riesgo de mortalidad, especialmente entre aquellos que tienen una enfermedad grave.las manos ayudan para detectar enfermedades cardiovasculares

Dichos investigadores llegaron a estos resultados a través de unas revisiones que hicieron en un tiempo de unos cuatro años a una cantidad de 139.691 personas adultas que tenían edades entre los 35 y los 70 años que se encontraban en unos 17 países y cada una de estas personas tenía un perfil socioeconómico distinto.

Aparte de todas estas se hayan ofrecido a realizar pruebas de fuerza de manera regular, también participaros en el estudio del desarrollo de su historial médico y en el caso de que la persona llegara a fallecer, los investigadores buscaban las causas de su muerte.

En dicho estudio, los científicos pudieron descubrir que la fuerza que las personas tienen en sus manos se encuentra vinculada de forma opuesta con el riesgo de las personas puedan morir o sufrir de enfermedades graves que pueden afectar la salud del corazón.

La fuerza de las manos puede decirnos muchas cosas

Más específico es, que pudieron encontrar que cada medida de aproximadamente unos 5 kilos en la fuerza en que cada persona podía hacer una agarre se encontraba vinculada con un incremento de un 16 % en el riesgo de poder fallecer a causa de cualquier cosa, un incremento de un 17 % del riesgo de que una persona pueda morir a causa de enfermedades cardiovasculares y también un incremento de un 7 % y un 9 % en el riesgo de que una persona pueda sufrir de un infarto en el miocardio y además de esto un ictus a medio plazo.

Aquella relación en las medidas de la fuerza de la mano, la morbilidad y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, se encontraba señalados y teniendo en cuenta algunos valores de ciertos elementos como por ejemplo la edad, el nivel de educación de la persona, si lleva una vida lo suficientemente activa o si por lo contrario no hace mucho ejercicio y también si las personas que participaron en dicho estudio fumaban o no.

Las manos y las enfermedades cardiovasculares

Además de esto, aquellas personas que fallecieron en los primeros meses de dicho estudio o si padecían de alguna enfermedad grave que ya se encontraba avanzada, eran excluidos.

Teniendo estos resultados, los investigadores intentaron avanzar y confirmar si estos valores de predicción de la fuerza de la mano, se podían comparar a medir la presión arterial, por lo que pudieron demostrar que el riesgo de fallecer era bastante elevado.