En el periplo de un nuevo negocio, invariablemente nos tocará decidir en un momento qué tipo de ayuda necesitamos y más cuando se trata de limpieza, ya que la mayoría de los propietarios de pequeñas empresas comienzan por la contratación de trabajadores autónomos externos o por contratar los servicios de una empresa de limpieza, para hacer el trabajo por ellos, pero en algún momento pueden decidir contratar a un empleado o dos para que hagan lo mismo.

¿Hay diferencia entre una empresa de limpieza y un autónomo?

En este post se analizan las ventajas y desventajas entre contratar una empresa de limpieza y usar contratistas independientes.

La contratación de autónomos

Un autónomo es una persona que trabaja al servicio de otra persona bajo un contrato de servicio expreso o implícito. En este sentido, tienes el derecho de controlar los detalles del rendimiento laboral.

Cuando contratas a un autónomo, tienes la ventaja de ser capaz de controlar y dirigir el trabajo de esa persona durante el tiempo de trabajo, esta persona está capacitada para realizar el trabajo que se realice y por un periodo acordado.

Por otro lado, los autónomos tienen ciertas regulaciones dadas por la ley, se acuerda un pago por concepto de honorarios, horas extras y otras reglas. También no siempre disponen de las últimas herramientas e innovaciones para la limpieza y no siempre es posible verificar su perfil profesional y sus credenciales.

La contratación de una empresa de limpieza

Las ventajas y desventajas de los empleados de limpieza son opuestas a las de los empleados, puedes asignar tareas a la empresa de limpieza e imponer un plazo y un producto final de trabajo, pero no les puedes decir a ellos cómo hacer el trabajo.

Una empresa de limpieza como Interdomicilio puede trabajar para muchos clientes como tú, a menudo puede fijar sus horas de trabajo y disponer de sus propias herramientas para ejecutar la limpieza.

Además, esto genera pocas responsabilidades o impuestos. Otro importante detalle es que los trabajadores tienen las debidas credenciales, son una mano de obra muy cualificada a la que la empresa de limpieza ha adiestrado o entrenado y no hay que preocuparse por cosas como el prontuario policial o referencias del trabajador.

Cuándo considerar contratar a un trabajador autónomo

Debes considerar contratar a un autónomo si:

  • El trabajo debe realizarse bajo tu supervisión
  • Deseas controlar las horas de trabajo y las herramientas y equipos utilizados por la persona
  • Si se trata de una necesidad a largo plazo
  • El trabajo de limpieza no es un asunto central en la misión de tu negocio.
  • El trabajo puede ser realizado por un profesional que no necesita mucha supervisión
  • El trabajo es un proyecto a corto plazo que se completará en un período de tiempo definido
  • El trabajador tiene experiencia profesional o es alguien que necesita poca supervisión.

La decisión de contratar a un autónomo o una empresa de limpieza es algo que corresponde a tus necesidades, la ventaja es que cuentas con dos profesionales competentes para que puedan satisfacer tus requerimientos.